Abriendo caminos en el turismo mexicano

La pasión de Eric le ha permitido ha permitido continuar con el legado familiar y lo ha puesto al frente de una DMC’s más importantes de México.

El transporte es una de las áreas que en los últimos años, han cobrado más importancia en la industria del turismo, y en México está una de las empresas se han dedicado a abrir camino en el tema. Destination Management Services de México (DMS), con casi 50 años de experiencia y basada en la Ciudad de México, es una de las pioneras en el transporte terrestre, especializándose en tres áreas distintas: meetings, intereses especiales y viajes escolares. Desde esa posición ha construido un sólido legado que la ha llevado a convertirse en una de las compañías más importantes en la industria del turismo nacional.

Para entender mejor la trayectoria y la visión del proyecto Latinamerica Meetings tuvo una plática exclusiva con Eric Álvarez Taylor, actual CEO e hijo del fundador de DMS.

Desde el primer momento, Álvarez, de 46 años, deja ver la enorme pasión que siente por la industria y por su trabajo. “Soy un apasionado, pero sobre todo, muy afortunado por poder estar haciendo lo que más me gusta y para lo que soy bueno. Estoy en el mejor lugar”, dice el director.

Formar parte de una experiencia significativa de miles de personas es algo invaluable”.

Pero Álvarez no siempre se vio en ese lugar. Estudió Marketing en el Tecnológico de Monterrey y al momento de salir no quería continuar el legado de su padre, Jorge Álvarez, fundador de DMS. “La verdad es que cuando salí, tenía una visión un tanto extraña y le dije a mi papá que no quería continuar en la industria, además él era una de las personas más relevantes del medio. Yo no quería ser nada más el hijo del dueño”, dijo Álvarez.

Después de su graduación tuvo la oportunidad de colaborar dentro del mundo corporativo. Trabajó en Gamesa, 3M, Nestlé y Mexicana de Aviación; cuatro empleos en cinco años. “Uno de los trabajos que tuve, admiré muchísimo y me dio mucha felicidad fue en Mexicana de Aviación, en investigación de mercados. Ahí me di cuenta que el único trabajo que me había gustado y me había apasionado era de turismo”, declaró el mercadólogo. “Venía de familia turistera y decidí poner mi propio negocio”. Fundó una compañía dedicada a hacer viajes escolares, primero como una compañía independiente y después, por invitación de su padre, se volvió una división de DMS.

DMS, UNA COMPAÑÍA IMPECABLE

“Nuestro valor más importante se llama impecabilidad”, dice Álvarez sobre DMS. “Siempre buscamos ir más allá y que la gente esté contenta; buscamos la mejor experiencia, que no se nos escape el más mínimo detalle y ser los más honestos. Para mi ese es el valor principal y viene desde que mi papá estaba al frente de la compañía”.

LO BONITO DEL TURISMO

“Trabajar en turismo es un gran privilegio. Mi experiencia con viajes académicos me enseñó que estamos en el mercado de vender experiencias que van a perdurar el resto de la vida”, comentó Álvarez. “Formar parte de una experiencia significativa de miles de personas es algo invaluable”.

Poder viajar y conocer a las personas, los lugares y las tradiciones de México, para después compartirlas con los turistas es lo verdaderamente importante para el director de DMS. “Tratar con personas que vienen con la mente abierta, a entender y conocer algo que puede ser nuevo para ellos, es una de las mejores cosas de este trabajo”, y después agregó que “otra parte de este privilegio es poder mostrar una cara diferente a la que se conoce de México allá afuera”.

LA MENTALIDAD: EL PRINCIPAL RETO DE LA INDUSTRIA

Muchas personas dirían que los principales retos de la industria se encuentran en el desarrollo de nuevas tecnologías o de creación de experiencias únicas, pero Eric Álvarez cree que los retos más importantes se encuentran dentro de la mentalidad de quienes hacen la industria. “Desafortunadamente para muchas compañías, cuando tienen dificultades para sobrevivir [económicamente] comienzan con una mentalidad a corto plazo. Nos falta entender todo lo que la industria nos da y todo lo que le podemos devolver”, dijo.

Compartir la experiencia de la industria con personas apasionadas, que tengan hambre de crecer todos juntos, es uno de los elementos que Álvarez considera más importantes. Su concepto de cambiar la mentalidad a largo plazo es el poder ofrecer más y mejores condiciones a todos los involucrados, sin importar si es un destino, una propiedad o una cadena. “Si todos entendemos que juntos podemos tener una rebanada más grande del pastel, creo que estaremos del otro lado y eso solo lo vamos a lograr ayudándonos todos”.

 

Por: Omar Chávez Bautista