Direcciones Inteligentes: Rebeca Berriochoa

Dar un paso hacia el futuro y hacer grandes los destinos.

Rebeca Berriochoa, apasionada de la industria del turismo, se dedica a hacer que los destinos latinoamericanos se vuelvan extraordinarios.

Rebeca Berriochoa nos recibió en su casa después de varias idas y venidas para agendar la cita. Su puesto como directora de Desarrollo de Negocios para América Latina en Simpleview le exige estar viajando constantemente, por lo que cacharla en la Ciudad de México, –donde vive desde diciembre del 2017– puede requerir mucha estrategia.

Ella es relajada y simpática; es obvio que le gusta trabajar con gente. Empezó a trabajar cuando tenía tan solo 19 años, cuando vivía en Houston, Texas, a donde se fue a vivir con su familia después de acabar la preparatoria. Al tiempo que trabajaba, estudiaba Administración de Restaurantes y Eventos. “Trabajé en varios hoteles en la parte de ventas. Como manejaba mucho de las ventas internacionales conocí y tuve mucho contacto con la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) de Houston, porque llevaba muchos ‘Fams’”.

Un día el vicepresidente de ventas me dijo que tenía un puesto en el área internacional y así es como entré al mundo de los DMO”, platica Berriochoa.

Desde octubre del 2017 mantiene su puesto actual, al que la invitaron porque pensaron que era la indicada para la misión: platicar con las OCVs de los destinos latinoamericanos para invitarlos a ser parte de un movimiento mundial de digitalización. Simpleview es una empresa líder de la industria viajes, turismo y reuniones de CRM, CMS, diseño de páginas web, marketing digital y tecnologías para OCVs y DMOs. “Trabajamos para proporcionar a los destinos las mejores herramientas”, dice Berriochoa. “Y si ellos crecen como destino, nosotros crecemos como empresa”.

“Mi trabajo es llevar los productos y servicios de Simpleview a los DMO de América Latina. Simpleview crea soluciones de marketing innovadoras para más de 900 destinos en todo el mundo y es un placer para mí presentarlos al mercado de América Latina”, dice orgullosa Berriochoa. “Apoyamos a los DMO para comercializar sus destinos con herramientas modernas en la industria para marketing, administración y ventas, y nuestros empleados son personas apasionadas y muy creativas que ayudan a guiar a los DMO para tomar las mejores decisiones para sus destinos”, agrega.

Rebeca Berriochoa ha dedicado cerca de veinte años a la industria, pero sigue siendo muy joven. Esto le da una enorme ventaja, porque durante su tiempo en Estados Unidos logró abrir muchas puertas y aprender de grandes de la industria del turismo de reuniones, lo cual le ha servido a la hora de llegar con nuevos prospectos de clientes. “En Latinoamérica es muy difícil llegar a tocar puertas, porque antes de que puedas hablar con quien necesitas tienes que pasar por 400 personas”, dice Berriochoa, agradecida del tiempo que ha pasado trabajando porque ahora logra alcanzar grandes objetivos. “Eso me dio mucha visibilidad aquí en México y por eso entré a MPI y voy a entrar el siguiente periodo como Vicepresidenta Internacional; tengo mucho exposure y me ha dado mucha facilidad para conectarme con la gente”, declara.

¿CÓMO ESTAMOS?

“En Latinoamérica todavía tienen miedo de la tecnología. Siguen creyendo que el papelito y la pluma son mucho más eficaces. Mi chamba es que ellos entiendan que si quieren desarrollar sus destinos y quieren crecer, necesitan una herramienta que los ayude a organizar toda la data”, cuenta Berriochoa. Un destino recibe data de las redes sociales, de los hoteles, de los atractivos turísticos, de los aeropuertos, de los sistemas de transporte, del gobierno; y para que un sepan cómo y hacia donde crecer, tienen que ser capaces de organizar toda esa información.

Parte de su experiencia le ha dado la oportunidad de ver cómo operan las OCV de diferentes partes del mundo, especialmente de Estados Unidos y Europa, y declara que en América Latina aún hay muchas cosas que cambiar antes de lograr los estándares que ellos tienen. “Realmente aquí no existe la tecnología. Siguen creyendo que tienen que gastar o poner más presupuesto al marketing y a la publicidad que a lo que están haciendo ellos dentro de sus oficinas y lo que yo les estoy enseñando es que es todo lo contrario”. Ella les explica que si en la oficina encargada de juntar toda la información del destino no hay orden, los esfuerzos puestos en las prácticas del país o ciudad no tendrán el resultado esperado.

LOS RETOS

Además de que en muchos de los destinos latinoamericanos aún no se confíe en la tecnología y prefieren llevar tablas de excel, o en algunos casos “la biblia” –un libro enorme en el que van llenando a mano lo que les llega de información–, hay otro factor que a Rebeca Berriochoa le parece que ha hecho que la región no alcance los estándares de Estados Unidos y Europa. “En los destinos la gente rota muchísimo, desgraciadamente. Estar entrenando gente para que entiendan la tecnología se vuelve complicado; es más fácil enseñarles la biblia, un papel y pluma. Para eso no tienen que tomar un curso y para poder usar el sistema sí”.

Después añade que los gobiernos latinoamericanos tampoco ayudan mucho, porque es muy común que de una administración a otra la gente que trabaja en la OCV local cambie por completo, lo cual entorpece todo el crecimiento. Berriochoa asevera que aunque esto es difícil, es una buena oportunidad para que las OCV alcancen un nuevo nivel: “yo creo que es muy bueno porque es momento de que estos destinos empiecen a trabajar por sí solos y dejen de recurrir a ‘papá gobierno’ para que les den sus recursos: es hora de que se pongan creativos para ver cómo sacan los recursos con empresarios, con la parte privada, con hoteleros, etc.”.

Simpleview lleva más de 900 destinos en todo el mundo y Berriochoa cuenta que en muchos casos, aunque sí contribuyen los gobiernos, la mayor parte de sus recursos los obtienen de las membresías que ellos cobran. “Entonces lo que yo le peleo mucho a Latinoamérica es ¡cómo le vas a demostrar a tus miembros que estás haciendo algo cuando no tienes un reporteo de absolutamente nada!”, dice la directora y agrega que es importante que tengan un reporte de todos los eventos a los que van (IMEX, ICCA, WMF), de con cuántas personas hablan, cuántos leads, y cuántos se cerraron y los que no por qué. “O tan fácil como que llega un meeting planner o un PCO y le dice al destino que está buscando hoteles de cinco estrellas, con habitaciones dobles y que sean handicap adapted”, ejemplifica Berriochoa y agrega que la mayoría de los destinos en Latinoamérica no pueden dar esa información, lo cual se traduce en menos clientes y menor crecimiento. “Hoy en día ya hay que basar muchas de nuestras decisiones en sistemas, y en México y Latinoamérica todavía estamos muy atrás”.

En Latinoamérica todavía le tienen miedo a la tecnología”.

DESTINOS MICE

Rebeca Berriochoa cree que es importantísimo el reconocimiento de que los eventos y convenciones son imperativos para la prosperidad de un destino. “Al final del día, si piensas que están trayendo un destino internacional, no nada más vienen a un congreso, no solo llegan a meterse al centro de convenciones en la ciudad”. Ella ejemplifica con su más reciente viaje a La Paz, en Baja California Sur, con motivo de Congreso Internacional MPI 2019. “Yo no conocía el destino y sí estuve en un centro de convenciones y sí estuve en runners, pero nos enseñaron el destino y ¡quiero regresar!”. Después explica que esa oportunidad puede ser enorme para que la gente regrese con sus familias, amigos o incluso solos. Y por supuesto, en contrapartida, si los destinos no están preparados para recibir a las grandes convenciones o grupos, la experiencia será desagradable y los visitantes no querrán regresar.

El trabajo de Rebeca Berriochoa tiene muchos retos y los países de Latinoamérica tienen mucho trabajo antes de convertirse en líderes de destinos; sin embargo, ella cree que sólo es cuestión de hacer las cosas bien desde adentro y dejar de poner excusas: trabajo arduo y de calidad. “Es una industria de gente padrísima, de gente divertida, apasionada, que quiere hacer crecer no nada más su ciudad, sino su país”, finaliza.

Rebeca Berriochoa con lupa:

  • Comida favorita: La árabe
  • Película: Cinema Paradiso
  • Hobby: Me encanta andar en bici
  • Lugar preferido para viajar: Siempre el mar
  • El último libro que leíste: Pilares de la tierra
  • Mascotas: Un perro y un gato.

Simpleview:

  • Empezaron en 2001
  • Trabajan con más de 900 destinos en todo el mundo.
  • Han estado en los Inc. 500 por once años consecutivos.
  • Destinos en Latinoamérica hasta ahora: 6 en México 4 en Colombia 1 en Brasil.

 

 

Por Sofía Viramontes

Foto Arturo Limón