Direcciones Inteligentes: Stefania Doglioni

Este es nuestro momento de enamorar al mundo

Stefania Doglioni, Directora Ejecutiva de Cali Valle Bureau Convention & Visitors, cumple el sueño de trabajar por su ciudad y su región, en el oeste de Colombia.

El primer encuentro de Stefania Doglioni con el turismo ocurrió cuando tenía 19 años y vivía en Porto San Giorgio, Italia, un pueblo sobre el mar Adriático muy visitado en verano.

Llegó ahí para quedarse cuatro años, en los que había planeado trabajar, aprender italiano y vivir la historia de su familia, originaria de la norteña Castelfranco Veneto. Se había graduado del colegio en Cali, ciudad en el occidente de Colombia. Aquel viaje le mostraría el camino que seguiría en su carrera profesional. La experiencia acumulada mientras trabajaba en restaurantes y en el área de relaciones públicas sería para ella decisiva antes de entrar a la universidad.

La actual directora ejecutiva del Cali Valle Bureau Convention & Visitors recuerda que la empresa que la contrató en Porto San Giorgio había tomado en gestión una tienda para realizar presentaciones de cantantes italianos famosos. “Yo estaba en la parte de relaciones públicas y en la promoción de los conciertos. Por casualidad me acerqué al tema de los eventos”, cuenta durante la entrevista exclusiva para Latinamerica Meetings.

Doglioni regresó a Colombia para decidir qué estudiar. Estaba entre Relaciones Públicas y Administración con enfoque turístico. Escogió la segunda en la Universidad Externado de Colombia, en Bogotá.

“Siempre me han apasionado los temas de internacionalización y mercadeo. Eso, mezclado con el amor por mi país y mi región, ha hecho que quiera llevar a Cali y al Valle del Cauca a otro nivel. Quiero darlos a conocer y usar lo que a mí me ha enamorado para enamorar a otras personas”, afirma y explica que el Cali Valle Bureau Convention & Visitors trabaja en dos ejes: internacionalización y fortalecimiento empresarial. En el primero se busca que la región cruce fronteras a través de la captación de eventos, del fortalecimiento de eventos regionales (como el BirdFair) que tienen el potencial de atraer a muchos más turistas y del apoyo a la estrategia de turismo vacacional. “El segundo eje se enfoca en mejorar la competitividad de la ciudad y de la región para siempre tener altos estándares, que es lo que requiere la internacionalización. Ese es el reto más fuerte”.

Al preguntarle por lo que más le gusta de Cali y del Valle del Cauca contesta que son las personas, un pilar clave en la industria de reuniones. “Colombia es famosa por el servicio, pero Cali se distingue porque aquí la gente hace las cosas con pasión, con amor”. Para ilustrar su respuesta cita el ejemplo de la Cumbre de la Alianza del Pacífico, que se hizo en Cali en junio 2017. Este evento exigía el funcionamiento de un transporte masivo y muy coordinado, así que se creó la Asociación de Empresas de Transportes Especiales y Operadoras para el Turismo de Cali y el Valle del Cauca (ATTES). “Esto se dio porque no se trataba sólo de ser un operador, sino de contar con el compromiso de todos los transportistas (27 empresas) para unirse y dar el mejor ejemplo de organización”, subraya Doglioni.

Esa filosofía de poner el corazón en lo que se hace es para Stefania Doglioni la clave del éxito. Uno tiene que amar lo que hace: “Estoy tan conectada con Cali y con el Valle del Cauca, que hago una conexión con el cliente más fácilmente. Es imposible no transmitir esa pasión por tu región”, añade la directora de la oficina que se encarga de promover a Cali y al Valle del Cauca como destino de turismo de reuniones de gran formato.

DE BOGOTÁ A CALI, SIN ESCALAS

En 2017 Bogotá acababa de ser sede de la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz, se alistaba para recibir a One Young World y se gestaba el Buró de Cali. El mismo año Doglioni recibió la propuesta de volver a su tierra. La idea le atraía no sólo porque ama a Cali y al Valle del Cauca, donde está su familia; “En agosto de 2017 se empezó a conformar el equipo del Cali Valle Bureau y quise hacer parte de él. Había muchos ejes trabajando por un objetivo en un escenario magnífico de colaboración”, asegura. En noviembre de ese año ya estaba en su ciudad natal. El paso para ocupar la dirección ejecutiva del Cali Valle Bureau Convention & Visitors lo dio a finales de 2018. Ahora, a la cabeza de esta organización, analiza la evolución de Cali y el Valle del Cauca en los últimos años.

Doglioni explica que una obligación para las personas que se mueven en el campo de las ventas –en su caso un destino– es estar convencidas de las bondades de lo que ofrecen. Por eso la ilusionaba la posibilidad de volver a Cali para poner su conocimiento y experiencia al servicio de su región. Ella venía de hacer parte del Greater Bogotá Convention & Visitors Bureau, donde coordinó la gestión comercial y estratégica durante cuatro años. “Me encanta construir. Estuve en el Buró de Bogotá en un momento trascendental, en el que se estaba haciendo esa construcción. Ganamos eventos grandísimos y nos pusimos en el panorama mundial”, cuenta.

Cali, la capital del departamento del Valle del Cauca, es la tercera ciudad más grande de Colombia y la principal del suroccidente y del Pacífico en el país, una región que padeció especialmente el desplazamiento y la guerra. “Otras regiones estaban alejadas del conflicto, lo que hizo que se dieran las condiciones para salir a venderse. Aquí las condiciones se empezaron a crear más recientemente. Hasta hace dos años y medio no teníamos un buró de convenciones; no había articulación entre la parte privada y la pública”, cuenta Doglioni.

El panorama es distinto ahora. Los habitantes de Cali y del departamento quieren revivir aspectos positivos como la cultura ciudadana, por el que la capital del Valle del Cauca fue muy reconocida. “Este es nuestro momento de volver a enamorar al mundo. Todos queremos construir y esto se ve reflejado en la academia, en los sectores público y privado. Tenemos mesas de trabajo en las que planeamos transversalmente las estrategias que queremos implementar. Estamos todos conectados”, dice.

Con esa visión colaborativa, la directora ejecutiva del Cali Valle Bureau Convention & Visitors opina que un reto importante de los destinos en América Latina consiste en encontrar su identidad. Según ella hay elementos mínimos con los que se debe cumplir, como la infraestructura hotelera y de salones; pero el asunto trasciende estos requisitos y obliga a que se planteen ciertas preguntas sobre la identidad del destino.

En el caso de Cali, Stefania Doglioni tiene claro que la fortaleza está en la realización de eventos deportivos. Desde que fue sede de los Juegos Panamericanos de 1971, Cali ha sido sinónimo de deporte y en los últimos años ha realizado los Juegos Mundiales de 2013; el Campeonato Mundial de Patinaje Artístico de 2015; y el Mundial de Fútbol Sala de la FIFA en 2016, entre otros. Era lógico que fuera declarada Capital Americana del Deporte 2019 por Aces Europa, organización que fomenta el desarrollo del deporte y la actividad física.

Al otorgar el premio se tuvo en cuenta la infraestructura deportiva de Cali y, sobre todo, los cerca de 14 programas deportivos públicos con los que se busca la inclusión social a través de la actividad física gratuita. “En este tema del deporte entra la sostenibilidad, ya que los escenarios deportivos son usados cada mes por un millón 400 mil personas”, señala Doglioni.

Un reto importante de los destinos en América Latina consiste en encontrar su identidad”.

Otras fortalezas de Cali y del Valle del Cauca son el puerto de Buenaventura, por el que sale el 53% de las exportaciones colombianas; y la salsa, ritmo que ha servido para hacer una transformación social gracias a más de 120 escuelas de salsa, 80 orquestas y varias fábricas de ropa y zapatos de baile. En la lista de atributos están el turismo de naturaleza (avistamiento de ballenas, de aves y de mariposas) y la gastronomía, que hace poco recibió un impulso cuando Cali fue incluida en la red Délice, que reúne a 28 ciudades de cuatro continentes para preservar su legado culinario.

Sobre la percepción que existe de la industria de reuniones en América Latina, Stefania Doglioni explica que ha cambiado: “Antes se veía como un salón, como una infraestructura para vender; pero ahora se ha creado conciencia sobre la necesidad de que haya un legado. Cada vez los países lo tienen más claro, pero aún falta compromiso del sector privado, tal vez porque no

Las grandezas de Cali:

  • Capital Americana del Deporte
  • Puerto de Buenaventura tiene el 53% de las exportaciones nacionales
  • Capital de la Salsa: 120 escuelas de salsa, 80 orquestas y varias fábricas en las que se elaboran ropa y zapatos de baile
  • Turismo de naturaleza: avistamiento de ballenas, de aves y de mariposas
  • Capital Gastronómica

 

Por Juan Uribe

Foto Alejandro Moreno