El futuro de los recintos

Innovación y tecnología ya no es una opción, es una obligación.

A lo largo de mi carrera organicé más de 500 ferias y convenciones en diversas industrias y países. En estos 25 años me han tocado toda clase de recintos, desde los más precarios hasta los más sofisticados, y sin dudas el negocio de recintos es complejo: requiere de grandes inversiones de capital y personal y no es fácil hacerlo rentable.

Por eso muchas ciudades invierten en sus propios recintos como herramienta de marketing para captar más y mejores eventos que promuevan negocios en su ciudad y región. En los últimos años el impacto de la tecnología para eventos ha comenzado a afectar cada una de las áreas de la organización de eventos, incluidos los recintos.

Con más de 4,000 event tech startups y más de seis billones de dólares invertidos en la categoría en los últimos años, estamos frente a una revolución tecnológica que provocará muchos y muy diversos cambios en el mundo de los eventos: adoptar tecnología ya no es una opción sino una obligación. 

Sin embargo lo importante no es la tecnología sino cómo a través de el uso de ésta el recinto agrega valor a sus clientes. Los recintos deben aprovechar la adopción y uso de tecnologías para ser más eficientes y rentables, y de esta forma generar nuevos ingresos que hasta el momento eran imposibles. Lo más importante es poder equipar con tecnología permanente el lugar para minimizar el costo del organizador y permitirle alquilar esa tecnología ya instalada. 

El rol estratégico y la gran oportunidad que veo para los recintos es transformarse en un puente entre varias de estas soluciones tecnologías. Cada recinto debe adaptar sus tecnologías a las diversas audiencias que transitan por ellos.

 

Por: Marco Giberti, Founder y CEO, Vesuvio Ventures.