El real concepto de sustentabilidad

Dos personas excepcionales platicaron cómo al seguir sus pasiones y convicciones han cambiado el mundo.

Todo el mundo habla de sorprender, hacer eventos únicos, salirse de la caja, innovar, impacto positivo. Pero, ¿realmente qué hay detrás de todos esos verbos? ¿Qué se necesita para lograr eso? Según Carlos López –de Magos Sin Fronteras– y Rosario Marín –extesorera de Estados Unidos–, se trata de llegar a lo más profundo del ser, sacudirlo y así poder revolucionar lo que está afuera.

Durante la primera edición de WMF Sustainable edition, en Costa Rica, no sólo se habló de cómo reducir el impacto ambiental, pues la sustentabilidad no sólo trata de la tierra, sino de las personas.

ROSARIO MARÍN. Mexicana, migrante, mujer y tesorera.

A pesar de todas las probabilidades, Marín entró al cuarto oval de la Casa Blanca y le dio la mano al presidente George W. Bush para aceptar el que sería su nuevo puesto, tesorera de los Estados Unidos de América. Su firma estaría en todos los billetes del país más poderoso del mundo.

Pero no siempre se vio tan brillante su futuro. Cuando era una niña sus papás decidieron irse a Estados Unidos pues en México no había oportunidades que permitieran mantener a la familia. Ella, preocupada con las cosas que incumben a su edad, no se quería ir porque quería hacer su fiesta de quince años en México.

Su madre le prometió que regresaría a su país natal para festejar sus quince primaveras y así fue. Marín atesora con toda su alma el recuerdo, a pesar de haber sido una fiesta fallida con lluvia, un vestido que no le quedaba bien y sin mayor glamour. Aun así, significó el mundo para ella.

Después de graduarse de highschool quería entrar a la universidad, pero su mamá le dijo que a ella le tocaba trabajar para que entrara más dinero a la familia; al fin y al cabo a ella la iban a mantener después de casarse. Entró a un trabajo de tiempo completo y por las noches iba a la universidad. Se graduó en Administración y consiguió un puesto como asistente de la recepcionista en el National Bank, en California. “No había nada más abajo, porque ahí hubiera empezado y hubiera estado bien”, dijo Marín durante su conferencia en el WMF Costa Rica 2019. En seis meses ya era asistente del vicepresidente, a lo que ella llamó “una subida meteórica”. Su vida parecía perfecta: matrimonio ejemplar, maestría, salario increíble, una nueva casa. Les faltaba el bebé y a por ello fueron.

Su embarazo fue un poco complicado y cuando nació el bebé vieron que tenía Síndrome de Down y muchas otras complicaciones físicas. En sus primeros cinco años, Erik –su hijo– enfrentó a la muerte seis veces.

Se volvió a embarazar y Marín pensó que esta nueva bebé cambiaría todo, pero a los cuatro meses de embarazo, perdió al bebé. Entró en una depresión terrible, perdió el trabajo, dejó la maestría, perdieron la casa porque no la podían pagar. En esta parte del relato, que forma parte de su libro Una líder entre dos mundos (Aguilar, 2008), Rosario Marín dice que si alguien hubiera llegado en esos momentos tan oscuros y le hubiera platicado su futuro, no lo podría haber creído.

No había nada más abajo, porque ahí hubiera empezado y hubiera estado bien”.

“Si alguien se hubiera sentado a mi lado y me hubiera dicho: Mira Rosario, En unos cuantos años tu vas a trabajar para el Gobernador y vas a cambiar las leyes en pro de las personas con discapacidades; unos cuantos años después te van a elegir a ti concejal de la ciudad de Huntington Park y eventualmente te van a reelegir y vas a ser la alcaldesa de la ciudad y ahí vas a trabajar con todos los alcaldes de California para ayudarlos a abrazar a las personas con discapacidades; Cuando Erik tenga 10 años en las Naciones Unidas, el expresidente Kennedy te va a dar la presea a nombre de su madre, el Rose Fitzgerald Kennedy Price, por toda tu labor en pro de las personas con discapacidad; en unos cuantos años más, Erik va a estar a tu lado cuando des tu firma para que esté estampada en cada billete del país más poderoso del mundo y seas la primera inmigrante mexicana en ser tesorera de estados unidos; pre candidata republicana al senado federal de Estados Unidos y seas la primera latina migrante mexicana en buscar ese peldaño; no le hubiera creído”. Y su lista de logros increíbles continúa acumulándose.

Rosario Marín empezó de la nada, sin siquiera saber hablar inglés, pero con algo mucho más importante que todas las facilidades: voluntad. Ahora recorre el mundo dando discursos y promocionando su libro, promoviendo políticas inclusivas en Estados Unidos y demostrando cómo para hacer cosas que cambien el mundo lo que se necesita son ganas.


Una líder entre dos mundos.

Como miles de otros latinoamericanos, la familia Marín migró a Estados Unidos en búsqueda de una mejor vida. Sin saber inglés, sin becas u otros beneficios, Rosario destacó en la competitiva sociedad en la que creció. La historia de su vida, ambientada en medio de algunos eventos verdaderamente trágicos, es una declaración de una vida de perseverancia, compromiso, confianza y amor. También es un testimonio que prueba que los únicos límites reales son los que nos imponemos. Es una fuente de inspiración para todos los que enfrentamos adversidades todos los días de nuestras vidas.


CARLOS LOPEZ. Hacer magia con los corazones de la gente.

El primer truco de magia que hizo Carlos López durante su conferencia del WMF Costa Rica 2019 fue hacer que absolutamente todos los presentes le pusieran toda su atención. López es un colombiano muy simpático que hace reír con facilidad y que, realmente, sabe hacer magia. Su primer acto fue enseñarnos uno de sus secretos –que no se los vamos a contar con la esperanza de que algún día lo vean en persona– y al final, dejarnos perplejos.

Después comenzó a contarnos sobre su camino de vida y su proyecto actual, Magos Sin Fronteras, donde le enseña a niños de comunidades marginales a hacer magia para que puedan ellos armar sus propios espectáculos. Es un programa que se enfoca en crear experiencias superlativas que alteran la vida de niños en situación de vulnerabilidad que viven en barrios periféricos de capitales en América Latina, pues a través de la magia ellos aprenden a pensar diferente, a pensar con esperanza.

“Soy una persona privilegiada que ha tenido la oportunidad de ejercer muchas profesiones y crear varios proyectos. Actualmente estoy preocupado por la falta de equidad social. Razón por la cual trabajo en la creación de programas y herramientas para generar oportunidades en sectores vulnerables, principalmente en los barrios periféricos de grandes ciudades en América Latina”, explica Carlos López en su presentación.

Durante la conferencia en el WMF Costa Rica 2019, López le dio seis tips a los asistentes del evento para también poder crear una herramienta que genere esperanza (¿Habrá algo más out of the box que esto?). El primer tip, y quizá el más difícil de hacer es “apagar el piloto automático del cerebro”; ese aparatito que tenemos en la cabeza que nos ayuda a resolver los problemas de la vida de la forma más rápida posible, pero que hace que, al tenerlo prendido, no veamos el mundo de posibilidades que hay alrededor de nosotros. Nos cegamos un poco para ver en línea recta y se borran todos los matices que nos permite ser realmente creativos.

Los cinco tips que quedan vale la pena que salgan de la boca de López, pues para explicarlos cuenta el proyecto en el que está y enamora a los oyentes. El trabajo que hace es extraordinario y la forma en la que la cuenta también. Sin lugar a dudas es un gran conversador que conmueve hasta al más insensible de los oyentes, pero su gran trabajo no es ese, sino el que hace con los chicos de las comunidades marginales.

Magos Sin Fronteras es la unión de educación cultural (magia y teatro) y emprendimiento, esta combinación es única y fundamental para crear un programa social excepcional y sumamente transformador, el cual tenemos implementado en San Salvador (El Savador), Bogotá (Colombia) y San José (Costa Rica).

Magos Sin Fronteras ha logrado entretener a más de 1,000,000 de personas en más de 40 países y el modelo de educación que ha creado para barrios periféricos ha sido implementado en nueve ciudades de seis países diferentes.

López y Marín son dos ejemplos de personas que no están directamente relacionadas con el turismo de reuniones pero que sus historias entran perfecto en estos menesteres. Organizar eventos sustentables no solo se trata de que no tengan popotes, sino de que todo lo que existe dentro de la planeación tenga un propósito y una razón de ser, y que el impacto sea positivo. Un evento sustentable es un evento memorable, pues nada pasa solo porque sí. Es una forma de hacer las cosas con conciencia y con beneficios mucho más allá del personal y del evento: es cambiar el mundo.


Conferencista, Emprendedor Social, Mago y Malabarista

Carlos “Mentor” López, es mago, malabarista, conferencista internacional y emprendedor social, además de tener un Master en Ingeniería de Sistemas de la Universidad de Los Andes. Es el fundador de la Liga de las Sonrisas y director de Magos Sin Fronteras. Ha sido invitado a realizar sus conferencias en escenarios internacionales en más de 15 ciudades de 7 países. Ha compartido escenario con personalidades como Patch Adams, Ismael Cala, Antanas Mockus y la Dra Lenora Fulani, entre otros. Los proyectos que actualmente lidera han logrado entretener a más de 1’000,000 de personas en más de 40 países y el modelo de educación que ha creado para barrios periféricos ha sido implementado en 12 ocasiones en 10 ciudades de 7 países.


Por Sofía Viramontes

Fotos Cortesía WMF