Escuchar el futuro

Leading by Example es un programa para que jóvenes de todo el mundo comiencen a construir sus camino para la paz.

A lo largo de la 17ª Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz, realizada en Mérida el pasado mes de septiembre, se discutieron muchos de temas controversiales pero muy relevantes para la construcción de paz a nivel mundial, a voces de expresidentes y mandatarios, humanistas, líderes y activistas de las más reconocidas organizaciones.

La Cumbre recibió a laureado como a Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia que dio fin al conflicto interno con las FARC; Shirin Ebadi, jueza iraní que lucha por los derechos humanos y la democracia, y que fue la primera mujer en recibir el Premio Nobel de la Paz; Tawakkol Karman, periodista yemení y directora del movimiento Mujeres Periodistas Sin Cadenas; Rigoberta Menchú Tum, defensora de los derechos humanos y primera persona indígena en ganar el Premio Nobel de la Paz, por mencionar tan solo algunos.

Cada uno de ellos sumó a sus participaciones argumentos muy marcados por sus experiencias, todos coincidieron en que un eje fundamental para poder construir el camino que guíe a la construcción de paz debe contar con la participación de los jóvenes. Para darle vida a esa opinión se creó un programa alterno enfocado exclusivamente a los jóvenes.

El programa se llama Leading by Example y fue lanzado por la Secretaría Permanente desde hace seis años y desde entonces ha intentado proporcionar y fomentar oportunidades entre jóvenes de todo el mundo para que puedan entablar diálogos referente a la paz y los derechos humanos. Se conforma por más de 2,000 jóvenes profesionales y estudiantes de de casi 100 universidades y organizaciones de todo el mundo. Para la 17ª Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz se invitó a jóvenes mexicanos a participar en los foros dedicados al programa en donde tuvieron la oportunidad de trabajar no solo con estudiantes del resto del planeta, si no también con algunos de los laureados.

“El sentido humano que uno siente aquí, entre los jóvenes como nosotras, es lo que más me ha llamado la atención”, comentó Emma Angélica Pérez, estudiante de la Universidad Tecnológica Metropolitana de Mérida. Así como Emma, muchos otros jóvenes asistentes tuvieron la oportunidad de relacionarse e intercambiar diálogos dentro de los talleres educativos que se enfocaron principalmente en los derechos humanos, la protección del medio ambiente, la erradicación del trabajo infantil y liderazgo político.

“Todos queremos entablar conversaciones sobre los cambios que podemos hacer en conjunto. Sin importar si es aquí en México o del otro lado del mundo”, comentó la joven; “Esos cambios muchas veces vienen de temas similares a lo que nosotros estamos viviendo aquí [en México]. Es muy padre encontrarte con alguien que piensa parecido a ti, que vive del otro lado del mundo, y que tiene los mismos intereses”.

Este tipo de eventos permiten que puedas conocer a muchas personas y de esa manera es posible empatizar sobre los problemas a los que se enfrentan”

APOYANDO A LOS ACTORES DE CAMBIO

Durante la ceremonia de clausura de la Cumbre se entregaron los reconocimientos a los trabajos realizados por personas o instituciones que buscan generar un impacto positivo en la construcción de caminos de paz. Este año ofreció dos reconocimientos para los participantes del programa Leading by Example y cada uno de los reconocidos recibió la cantidad de $10,000 dólares. Los reconocimientos fueron entregados a las mejores ideas para promover un cambio social a nivel local y global.

El primer premio lo recibió Mohamad Aljounde, activista voluntario con un proyecto que busca apoyar a niñas y niños de Siria que han abandonado la escuela, promoviendo la educación y dándoles la ropa y materiales necesarios para su desarrollo.

El segundo premio fue otorgado a Saskia Niño de Rivera. Con su proyecto busca reconstruir el tejido social en México a través de la prevención de delitos, programas de reinserción social así como promover políticas públicas en favor de los derechos humanos a personas encarceladas. El proyecto de Niño de Rivera lleva por nombre Reinserta.

DECLARATORIA POR Y PARA LOS JÓVENES

En la ceremonia de clausura de la Cumbre de Premios Nobel de la Paz, en el salón principal del CIC de Yucatán, frente a miles de personas, un grupo de jóvenes de todo el mundo realizó la lectura de la declaratoria final, el documento resultado de las jornadas de trabajo de los distintos talleres en el que pidieron a los gobiernos del mundo y a los ciudadanos sumar esfuerzos para defender las libertades de las personas. En la declaratoria, al igual que en diversas intervenciones hechas por los laureados a lo largo de la Cumbre, se hizo especial hincapié en el derecho a la educación de las niñas y niños de todo el mundo.

La conclusión de los jóvenes asegura que el trabajo en conjunto permitirá realizar avances positivos para garantizar la paz y los derechos de las minorías. De igual manera se recalcó la importancia que tienen hoy en día los medios de comunicación para poder llevar el mensaje del compromiso con la sociedad a más personas.


El programa Leading by Example tiene como objetivo:

  • Alentar a los jóvenes a pensar creativamente sobre formas prácticas de afectar el cambio positivo dentro de sus comunidades a través de proyectos sociales.
  • Promover la paz y la no violencia como una forma de diplomacia efectiva entre los líderes mundiales emergentes.
  • Brindar oportunidades de establecer contactos que conecten a delegados juveniles con premios Nobel de la Paz, líderes sin fines de lucro, académicos y jóvenes de universidades de todo el mundo.
  • Alentar a los delegados juveniles a pensar sobre los problemas sociales que enfrenta la comunidad mundial en la actualidad y a aplicar habilidades de pensamiento crítico sobre las soluciones a estos desafíos.
  • Proporcionar accesos a oportunidades educativas únicas en las que los delegados juveniles puedan aprender directamente de los galardonados con el Premio Nobel de la Paz sobre las herramientas para la construcción de la paz.

Texto y Fotos Omar Chávez Bautista