Mérida: un oasis mexicano de paz

Del 19 al 22 de septiembre, Yucatán atrajo los ojos el mundo al ser anfitrión de la 17ª Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz.

Más de 12 mil 500 personas de todo el mundo nos reunimos en el Centro Internacional de Congresos (CIC) en torno al tema de la paz. LM formó parte de del evento como aliado estratégico del Secretariado Permanente de la Cumbre de Premios Nobel de la Paz.

Después de los intensos trabajos en las plenarias y talleres, el camino para la paz está delineado y la adolescente sueca, Greta Thunberg, tiene razón: hay que combatir de forma inminente el calentamiento global. No hay paz posible sin mundo que habitar. “La tercera guerra mundial puede no tener fronteras ni vencedores”, dijo el empresario Alejandro Legorreta, quien moderó una de las plenarias, en alusión a la crisis climática.

Ese camino pasa también por los derechos de los niños. El indio, Kailash Satyarthi, ganador del Nobel en 2014 fue uno de los más insistentes en el tema, haciendo notar que sin erradicar el trabajo y la explotación infantil no habrá paz: “150 millones de niños están trabajando para beneficio de los ricos, haciendo ropa para gente como tú y yo”. Hans Reitz, quien junto con el Nobel de Paz, Prof. Yunus, fundó la incubadora de negocios sociales, The Grameen Creative Lab, también fue incisivo: “cuando cada niño pueda irse a dormir sin hambre y con acceso a tratamientos médicos, tendremos paz”.

LA HISTORIA DE LA CUMBRE POR LA PAZ

La Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz es organizada por un Secretariado Permanente que nació como iniciativa de la Fundación Gorbachev y en un principio fue apoyada por la ciudad de Roma, donde aún se encuentra su sede. Por eso, la capital italiana fue anfitriona de todas las ediciones desde 1990 y hasta el 2007. El Secretariado es presidido por Ekaterina Zagladina, desde 2006, cuando fue designada por el fundador de la Cumbre y Premio Nobel, Mikhail Gorbachev. Desde el 2008, la sede comenzó a moverse y en 2017 llegó a Bogotá, primera ciudad de América Latina en recibirla. Dos años después, Mérida se volvió anfitriona de este enorme evento que congregó a 30 galardonados con el Nobel de Paz, entre premiados individuales y organizaciones. Además de líderes de alto perfil, profesores y estudiantes de todo el mundo.

LA PAZ Y SUS IRONÍAS

En la ceremonia inaugural uno de los discursos más potentes fue el del expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien entre otras muchas cosas dijo que “la paz se trata de cambiar las armas por las palabras”. Frase que hace sentido cuando recordamos su trabajo al lograr que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) depusieran las armas. Sin embargo, la oratoria de Santos y de otros Nobel contrastaron con la escolta fuertemente armada que fue designada por el gobierno de Yucatán para portar la bandera de México.

Otra ironía menos sutil es la que provocó que en julio pasado los diputados de Yucatán rechazaran por segunda ocasión el matrimonio igualitario. Dos meses después, Mérida recibió la Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz que en su agenda incluía la importancia de no discriminación a la comunidad LGBT+, tanto que el cierre del evento estuvo a cargo de Ricky Martin, miembro de esta comunidad. En la plenaria “celebrando nuestras diferencias” que fue moderada por Yuriria Sierra y en la que participaron los cantantes Joy Huerta y Miguel Bosé, la activista Rigoberta Menchú y la también activista e hija de Martin Luther King, Jr., Bernice A. King, los panelistas se sumaron a la petición que el actor Diego Luna había dicho también un día antes: el gobierno de Yucatán debe aprobar los matrimonios del mismo sexo.

DE RICKY MARTIN A RIGOBERTA MENCHÚ

Además de la histórica presencia de 30 Premios Nobel de la Paz, en la cumbre yucateca resaltaron las súper estrellas mediáticas mexicanas y faltaron los académicos y especialistas en procesos de paz. Hubo panelistas como Martha Debayle, Diego Luna y Rafa Márquez; moderadores como Javier Solórzano, Gabriela Warkentin y Paola Rojas.

Robaron cámara los cantantes y activistas Miguel Bosé y Ricky Martin. El primero participó en un par de plenarias y recibió la Medalla de la Cumbre por la Paz por el Impacto Social. El segundo ofreció un concierto gratuito para más de 20 mil personas en el Paseo Montejo y recibió el Peace Summit Award, máximo galardón que los Nobel de Paz entregan a alguna personalidad que haya destacado por lucha por los derechos humanos y la paz. En otras ediciones lo han ganado activistas como Roberto Benigni (2002), Bono (2006), Sean Penn (2012) y René Pérez Joglar “Residente” (2015).

Así, la súper estrella de la cumbre se suponía que fuera Ricky Martín, pero no lo fue. Para quienes estuvimos a lo largo de los cuatro días en las plenarias, las conferencias de prensa y las platicas de pasillo, no es un secreto que la rockstar de la cumbre de paz fue una mujer de casa. Maya, indígena, refugiada y mujer: Rigoberta Menchú. Desde la ceremonia inaugural, cada vez que ella era mencionada, los aplausos arreciaban y se acompañaban de gritos de emoción. Su escandaloso apoyo al régimen de Daniel Ortega en Nicaragua no pareció mermar ni un ápice el cariño que se le tiene a la guatemalteca en tierra maya.

¡HASTA PRONTO!

En Latinamerica Meetings tenemos el altísimo honor de estar entre los selectos partners and supporters del Secretariado Permanente de la Cumbre Mundial de Laureados con Nobel de Paz. Así, como orgullosos aliados estratégicos, pudimos hacer esta cobertura especial, comprometidos con la construcción de paz, sabiendo que es un proceso que requiere compromiso y tenacidad. Fuimos testigos de un evento de primer nivel en el que lució la excelente infraestructura turística de Mérida y el CIC pudo consolidarse como un recinto referente en la industria mundial de reuniones. ¡Nos vemos en la próxima Cumbre Mundial!


Yucatán, primer estado de paz.

Los 30 laureados con el Nobel de Paz nombraron Yucatán como un Estado de Paz y entregaron la declaratoria el gobernador, Mauricio Vila. Es la primera vez que este reconocimiento se le entrega a un estado y no una ciudad o país.


Los laureados: El expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos. El expresidente de Polonia, Lech Walesa. El expresidente de Timor Oriental, José Ramos-Horta. El expresidente de Sudáfrica, Frederik William de Klerk. El exprimer ministro de Irlanda del Norte, Lord David Trimble. La activista Rigoberta Menchú, de Guatemala. La activista Jody Williams, de Estados Unidos. La activista Shirin Ebadi, de Irán. La activista Tawakkol Karman, de Yemen. La activista Leymah Gbowee, de Liberia. El activista Kailash Satyarthi, de India.

Por Mariana Anzorena Lozoya

Fotos Omar Chávez Bautista