Puerto Rico escapa de lo convencional

Milton Segarra-Pancorbo, presidente y principal oficial ejecutivo del Buró de Convenciones de Puerto Rico, habla de las fortalezas de esta isla como destino para la industria de reuniones.

 

La XXXIV Vitrina Turística de Anato que se llevó a cabo en Bogotá recientemente tuvo a Puerto Rico como destino internacional invitado. Esta isla del Caribe, conocida por sus playas, su cultura y su música que encantan a turistas de todo el mundo, también es un destino importante para la industria de reuniones.

Milton Segarra-Pancorbo, presidente y principal oficial ejecutivo del Buró de Convenciones de Puerto Rico – Meet Puerto Rico-, habló con LM COLOMBIA sobre la estrategia y las fortalezas que contribuyeron a que en 2014 el turismo de grupos tuviera un impacto de 106 millones de dólares en la economía de la isla.

 

¿Cuándo comenzó en Puerto Rico el interés por el turismo corporativo?

Hace 52 años. Era tal la relación con el mercado norteamericano que no solamente había opciones de atraer a los viajeros individuales que venían de vacaciones. Debido al crecimiento económico, empresas de Estados Unidos comenzaron a establecerse en Puerto Rico y a expandir operaciones que ya existían. Eso comenzó a darles oportunidades a las reuniones y a los congresos, y poco a poco se hizo evidente la importancia de preparar la infraestructura y la oferta del país para competir apropiadamente.

¿Cuál es el impacto del turismo corporativo en Puerto Rico?

En cuanto a grupos en general (corporativo, asociaciones, incentivos, etc.), cada cuarto ocupado en Puerto Rico representa un impacto directo en la economía que ha sido estimado entre 561 y 900 dólares por noche, dependiendo del hotel. Nos cuesta 14 dólares traer una noche/cuarto ocupada y cuando logras un rendimiento entre casi 600 dólares y 900 dólares solamente invirtiendo casi 15 dólares, obviamente se trata de un segmento que tenemos que seguir atrayendo. En 2014 recibimos 404 grupos que tuvieron un impacto superior a las 200.000 noches por cuarto para el destino y de 106 millones de dólares. Se estima que al año el impacto de la industria del turismo es de 4,5 billones de dólares en la economía de Puerto Rico (restaurantes, transporte, líneas aéreas, cruceros, casinos, hoteles, etc.). Se calcula que entre el 8 y el 10 por ciento del Producto Interno Bruto está relacionado con la industria del turismo en Puerto Rico y, de esto, una cuarta parte corresponde al turismo de grupos, que ha venido creciendo año tras año.

¿Cómo tienen organizado ustedes este segmento?

Bajo el renglón de grupos y congresos tenemos varios mercados: corporativos (reuniones de empresas); grupos de incentivos, asociaciones, escuelas, universidades, grupos deportivos y entretenimiento. El 41 por ciento de los grupos que se reúnen en Puerto Rico están relacionados con el sector de la salud – conferencias médicas, seminarios, etc.-. Ese un nicho en el que Puerto Rico se ha convertido en una plaza importante para los planificadores de reuniones. Con el 33 por ciento siguen las asociaciones de diferentes profesiones.

¿Por qué es tan importante el sector de la salud en Puerto Rico?

El historial de Puerto Rico en medicina y en la fabricación de productos médicos ha sido muy relevante. Allí se manufacturan 13 de los 20 medicamentos más utilizados y recetados en Estados Unidos, como el Viagra (Pfizer) y el Humira (Abbott). Además, hay mucha investigación que hacen las universidades.

Según lo que ha visto, ¿cómo cree que se puede potenciar la industria de reuniones en Colombia?

La experiencia formidable que ofrece Colombia a sus visitantes, unida a la construcción y al desarrollo de centros de convenciones en ciudades como Medellín y Barranquilla, debe convertir al país en una opción real para el segmento corporativo en la región. Es fundamental tener estadísticas confiables porque quien no tenga la inteligencia comercial que da la estadística regulada y descifrada no va a poder llegar a mercados específicos.

¿Cuál es una buena mezcla entre vacacional y corporativo?

Eso depende del destino. En el Caribe, que es tan cíclico, el 80 por ciento de nuestros visitantes son del exterior en el invierno y en el verano la balanza es pareja. En Colombia, lograr que entre 15 y 20 por ciento del negocio provenga de grupos y convenciones sería muy bueno.

¿Cómo se logra atraer a una persona de negocios para que se quede unos días más en el destino?

En la medida en que la persona disfrute de una experiencia apropiada en el destino, la tendencia que hemos visto en el mercado de viajeros de Estados Unidos es que quien viene lo hace uno o dos días antes porque trae a su familia para que mientras él o ella está en la reunión, su familia disfrute. Ofrecemos pasadías en bote en el Caribe, experiencias de aventuras en tierra, experiencias culinarias y experiencias educativas para los niños, entre otras cosas. Se trata de que el interés de la personas vaya más allá de la reunión a la que viaja.