Un territorio que ya conquistó la industria MICE

Moravia del Sur y Brno, su capital, son una buenísima opción para el turismo de reuniones por muchísimas razones siendo una de las principales su ubicación estratégica entre las capitales Praga, Viena y Bratislava.La larga historia de Moravia se refleja en una amplia oferta de lugares y actividades turísticas. Destacan palacios de Lednice y Valtice declarados Patrimonio de la Humanidad; Slavkov (Austerlitz en alemán), lugar de la famosa batalla de los tres emperadores durante la guerra contra Napoleón, o el majestuoso palacio de Vranov nad Dyjí. Sin embargo el sur de Moravia es conocido sobre todo como la región de viñedos y de buen vino blanco, que año tras año recibe muchos premios internacionales y su fama en el mercado europeo está creciendo. Las ciudades históricas de Mikulov y Znojmo organizan anualmente, en septiembre, fiestas de vendimia con asistencia de miles de visitantes y durante todo el año se pueden visitar y organizar eventos en muchas bodegas privadas o en el Salón Nacional de Vinos Checos, ubicado en el palacio de Valtice, donde se pueden degustar los 100 mejores vinos checos del año.

Moravia del Sur es una región pintoresca, destacada por la hospitalidad de sus habitantes, que aún viven en el folclor y las tradiciones típicas de la región. Quizá esto se debe a que es la “región más soleada del país”, por lo que Moravia del Sur es uno de los destinos más codiciados de la República Checa, a la que cada año llegan cerca de 1,500,000 visitantes.

MICE en Moravia del Sur

El mundo MICE de la región es liderado por el Moravia Convention Bureau (MCB). “Somos una autoridad enfocada en promover la ciudad de Brno y la región, como un destino ideal para conferencias, convenciones y viajes de incentivos. Brindamos consejos objetivos y completamente gratuitos en lo que concierne a la planeación y organización de eventos”, explican por parte del MCB.

Gracias a la ubicación ideal en centro de Europa y al amplio espectro de alojamiento que hay en el Sur de Moravia y sobre todo en su capital Brno, es un destino muy buscado para el turismo de congresos. Cumple con todas las condiciones más importantes: seguridad, accesibilidad y muchas opciones de sitios turísticos atractivos. La oferta de alojamiento, hoteles y restaurantes ha incrementado fuertemente los últimos años para cumplir con los requerimientos básicos que los congresistas requieren, enfocado a brindar todas las necesidades bajo un mismo techo.

Brno

Brno es el centro natural de Moravia del Sur. Tiene 370,000 habitantes y es la segunda ciudad más grande de la República Checa, después de Praga. En un radio de 200 km (2h – 2:30h) hay otras importantísimas capitales europeas, como la capital checa, Viena y Bratislava, lo que lo hace un destino perfecto, cerca de otros puntos de interés y conectado con el mundo. En Brno se encuentra el segundo aeropuerto más grande del país, el Aeropuerto Brno-Tuřany.

Esta ciudad es el centro de negocios, ciencia, investigación, innovación, tecnología y telecomunicaciones, por lo cual es perfecta para exhibiciones y congresos. También es uno de los centros de arquitectura funcionalista del siglo XX; nombres como Adolf Loos, Bohuslav Fuch y Ludwig Mies van der Rohe están asociados con este movimiento. El Centro de Exhibiciones de Brno (1928) y la famosa Villa Tugendhat (1930), que es reconocido por la UNESCO como “un ejemplo remarcable del funcionalismo en la arquitectura moderna tal como se desarrolló en Europa en el correr de los años veinte”, son algunas de las obras más importantes de la ciudad que se pueden rentar para eventos y actividades MICE, igual que muchos otros espacios históricos como castillo de Spilperk, ayuntamiento antiguo, o Villa Stiassni.

La vida cultural y social de Brno se complementa con sus universidades (más de 60 mil estudiantes) y centros tecnológicos, además de sus espacios destinados para congresos y reuniones, muchos de ellos en los hoteles como Barceló Brno Palace, Courtyard by Marriott o International.

La vida deportiva abarca rutas de bicicleta, caminos para correr o caminar, campos de golf y lo más conocido, el Autódromo de Brno, donde cada año en agosto tiene lugar el Grand Prix de República Checa de motocicletas, que forma parte de la Copa Mundial.

La región de Moravia del Sur y Brno, como su ciudad más importante, son una oportunidad para que los viajes de negocio sean enriquecidos con historia y cultura; el territorio es famoso por sus atractivos naturales y por el vino que producen, además de la música y cultura automotriz.

Desde múltiples aristas, esta región es capaz de brindar las mejores experiencias para los asistentes a congresos, eventos y viajes de incentivos; y también a quienes se dedican a planearlos.


En la voz de los expertos

Gerardo Matienzo – BTC “República Checa es un país extraordinario, compacto y muy inspirador. Por supuesto en Praga el puente de Carlos me maravilló por su contundencia y por las historias que involucra. Caminar entre esos bloques llenos de leyendas e historia es apasionante. Karlovy Vary es un lugar de cuento, cuesta trabajo el asimilar que no es una postal. Finalmente la Catedral de San Vito me pareció un lugar imponente y lleno de historia que no te puedes perder.

Es un gran destino para grupos, hay opciones para todos los gustos y nadie puede ser indiferente ante la belleza del país y de Praga específicamente. Su infraestructura para grupos es suficiente y lo compacto del la ciudad es muy cómodo para hacer una agenda inolvidable. Optaría por hacer eventos aquí por su sorpresa: quizá tiene menos rating que París pero es igualmente hermoso y los costos son mucho más bajos”.

Nahiely Valdez – Tradytec “Mi primera impresión fue que la República Checa es conservadora y tradicional con su historia y con mucho arraigo de sus ideales. Karlovy Vary me fascinó, me pareció una ciudad bonita por donde la veas, de esas que parecen sacadas de una postal con unas vistas maravillosas y con la puesta de sol es una belleza. Praga en general es una ciudad muy bonita y con mucha historia y el Teatro de la Ópera me pudo encantar; el Puente de Carlos es una hermosura y caminar por las calles de Praga es fascinante, te remonta a siglos de historia y es una ciudad muy agradable de visitar.

Para grupos tiene muchos atractivos, además de la infraestructura hotelera y de venues para realizar eventos espectaculares, con unas hermosas vistas, combina muy bien el pasado con la modernidad y tiene todo para cubrir las expectativas de los visitantes. Llevaría grupos de Incentivo y para niveles medio a alto y VIP. Es un destino que se adapta muy bien a diferentes presupuestos con buena oferta hotelera para diferentes gustos”.


Fotos Cortesía Czech Tourism