10 habilidades del líder en momentos de crisis

En situaciones difíciles los profesionales de la industria de reuniones tienen la oportunidad de demostrar sus habilidades de liderazgo, organización y negociación.

Durante la peste bubónica que mató a más de 50 millones de personas en Europa en la Edad Media, Isaac Newton, quien tenía 24 años y era estudiante de Cambridge, realizó estudios notables sobre el cálculo y las leyes del movimiento. El ejemplo de Newton como otros muchos, muestra que las épocas difíciles se pueden convertir en momentos de avance y descubrimiento. ¿Es este un buen momento para transformar a la industria de reuniones? ¿Es una oportunidad de liderazgo para los organizadores de eventos?

Si bien es cierto que el costo financiero de la cancelación de eventos es enorme, el momento retador que se está viviendo dentro de la industria de reuniones, requiere poner en práctica habilidades de liderazgo para salir adelante. La mayoría de estas habilidades no son nuevas, pero han adquirido un nuevo significado y se orientan de manera distinta.

1 COMUNICACIÓN

Ante la incertidumbre, la comunicación por parte del líder del evento a su equipo es fundamental, como lo es también mandar mensajes claros y personalizados a sus proveedores de servicios y a las audiencias de sus eventos, en temas como reembolsos, tarifas de cancelación, nuevas fechas, seguridad, así como cualquier información que brinde certeza sobre lo que va a pasar con el evento. El líder debe mantener las líneas de comunicación abiertas y comunicarse regularmente, asegurándose de que todos sean escuchados y tengan la oportunidad de expresar sus inquietudes, especialmente a medida que más y más personas trabajan de forma remota.

2 GESTIÓN DE RIESGOS

Los profesionales de la industria tienen el deber de cuidar a los asistentes a sus eventos, por eso la gestión del riesgo se vuelve primordial dentro de su rol de liderazgo. Esto significa evaluar y minimizar el riesgo y saber qué hacer en caso de emergencias, pero tratándose de un tema de salud pública, deben guiarse por información experta, basada en datos científicos y médicos, y proveniente de las autoridades gubernamentales y de salud. La gestión del riesgo también aplica al aspecto financiero de los eventos, el líder debe asumir la responsabilidad de invertir y saber estimar sus ganancias.

3 FLEXIBILIDAD

Si algo ha enseñado la pandemia a los líderes de la industria de reuniones es que su trabajo requiere de flexibilidad. Esto significa tener apertura suficiente para hacer los ajustes que sean necesarios sobre la marcha, por ejemplo, organizar una reunión presencial con la opción de moverla en línea o transformarla en un evento híbrido, cambiar de fecha, mover la sede, modificar los contenidos o invitar a nuevos oradores, si es necesario.

4 CONOCIMIENTOS

Los planificadores de eventos deben usar este período para mejorar conocimientos. Certificarse en temas de seguridad, prácticas sanitarias, tecnología y finanzas, les ayudará a recuperarse y salir más rápido de la crisis. Invertir ahora en su preparación puede darles frutos más adelante. Por ejemplo, las reuniones virtuales están teniendo muchos retos en cuanto a engagement por parte de las audiencias, nadie era tan experto en eventos digitales, sin embargo hoy ese conocimiento es muy necesario.

5 TOMA DE DECISIONES

Mientras que muchos organizadores de reuniones están esperando la vuelta a los eventos presenciales, otros miran hacia el futuro y están tomando decisiones rápidas sobre sus eventos, pero bien pensadas e informadas, basadas en nuevos procesos y mejores prácticas. Tomar una decisión precipitada sin el respaldo suficiente puede tener consecuencias graves, por el contrario una decisión tomada a tiempo con un buen respaldo puede ser una opción de recuperación o crecimiento.

6 INTELIGENCIA EMOCIONAL

El aislamiento por varios meses ha provocado en muchas personas estrés, ansiedad y depresión, situación que afecta la conducta y aumenta la irritabilidad, ante lo cual es necesario ser empático con el equipo de trabajo, los proveedores de servicios de eventos y los asistentes a congresos, expos y reuniones. Tener capacidad de entendimiento e inteligencia emocional facilita la comunicación con las personas en situaciones de mucho estrés y ansiedad.

7 INNOVACIÓN

La innovación también es una oportunidad para poner en práctica el liderazgo. Pensar diferente nunca había sido tan necesario. La pregunta ¿es esto posible? debe hacerse constantemente, no solo por quienes están a cargo del evento, sino todos los involucrados. Por otra parte, los líderes de la industria de reuniones deben darse cuenta de que las innovaciones que estamos viendo tienen algo en común: están resolviendo problemáticas y están impulsadas por el enorme deseo de ayudar, de conectarse con otras personas y ser parte de la solución cuando las cosas se ponen difíciles. Para los líderes, estas condiciones brindan la oportunidad de hacer su trabajo de manera distinta y realizar su mejor esfuerzo para ayudar, y para que sus equipos realicen el trabajo de forma más innovadora para su propio beneficio y el de los eventos.

8 INSPIRAR

Uno de los grandes desafíos de liderazgo siempre ha sido inspirar compromiso, dar sentido de propósito a sus seguidores y generar energía para el cumplimiento de objetivos. De acuerdo con algunos estudios, durante una crisis, puede aumentar la energía del equipo. Los líderes que puedan enfocar adecuadamente esa energía hacia un propósito claro en la resolución de la crisis a mendo logran un esfuerzo adicional por parte de su equipo, así como muchas nuevas ideas, que es menos probable que se generen durante épocas de estabilidad y calma.

9 POSITIVISMO

Ser positivo durante una situación difícil no es sencillo, sin embargo, quien está al frente de la organización de los eventos debe encontrar el lado favorable de la situación, y aunque las circunstancias sean extremas, es importante tratar de mantener la calma y recordar que las cosas han salido bien en otros momentos complicados.

10 TRANSPARENCIA

Finalmente, la transparencia en el liderazgo es bien importante para mantener la confianza de todos los stakeholders de un evento. Reconocer que no siempre se tienen todas las respuestas es honesto y está bien, así que el organizador de eventos debe ser abierto y transparente con su gente, proveedores y audiencias sobre la situación y mostrar apertura a las sugerencias y reclamaciones.


No hay certeza sobre cuándo la crisis del coronavirus se desacelerará o terminará, o cómo seremos afectados. Pero si esta oportunidad es aprovechada inteligentemente por los líderes de la industria de reuniones y sus equipos para innovar, aprender y crecer, se podrá sacarle el mejor provecho.


Por Jannyn Solís