Vancouver y Whistler, hospitalidad y naturaleza en su mejor versión

Acompañamos a ocho meeting planners a descubrir la belleza natural y urbana de estos destinos de la Columbia Británica que ofrecen una increíble oferta de actividades y servicios para el turismo de reuniones. 

Montañas verdes, montañas nevadas. Mares y cielos azules. Venues de increíble versatilidad, hoteles de clase mundial. Actividades en exteriores e interiores. Espacios para trabajar y otros para divertirse. Razones sobran para elegir a Vancouver y a Whistler como tu próxima sede de reuniones o viaje de incentivos.

Por un lado Vancouver, ciudad costera, top para el sector MICE con un premiado Centro de Convenciones, que ofrece con una combinación de bellísimos paisajes naturales y lugares emblemáticos para aventuras inolvidables, una cultura y arte urbano singular, una variedad gastronómica y servicios de primer nivel, siendo un destino perfecto para grupos de incentivo.

Por el otro Whistler, un complejo turístico con el centro de esquí más grande e impactante de Norte América, ubicado al pie de las montañas Whistler y Blackcomb, el cual puede disfrutarse durante todo el año.  Whistler está enlazado por el sendero del pueblo, una vía solamente para peatones, bordeada de tiendas, restaurantes, hoteles y rodeada de vistas de montañas.  Las opciones de actividades para aventuras, exploración o relajación son múltiples durante todo el año.

Ambas a menos de dos horas de distancia y divididas por el Sea to Sky Highway, una de las carreteras más bonitas de Canadá, con paisajes que van, tal y como dice su nombre, literalmente del mar al cielo.

De los altos estándares de calidad y la hospitalidad de su gente, pudieron percatarse en este memorable viaje de cinco días organizado por el gran equipo de profesionales de Tourism Vancouver y Tourism Whistler, Rebeca Elizabeth Ruiz de BTC; Tania Mejía de Incentivos & Convenciones; Mildred Villar de Idearum Event Studio; Dayan Tableros de On Tempo; Iris Macarena Martínez de Turismo & Convenciones; Luis Manuel Gómez de Tradytec, Alberto Macías de Travelieer e Ingrid Reyes de Viajes el Corte Inglés.

La naturaleza como protagonista

Vancouver ofrece la oportunidad de disfrutar una ciudad con todos los beneficios de la urbanidad pero que convive en armonía con la naturaleza. Existen una gran cantidad de spots donde ambas se unen para deleitar al visitante.

En este viaje conocimos algunos de los más bellos que merecen sin duda una visita como el gran mirador de la ciudad Prospect Point, ubicado en el Stanley Park y la Grouse Mountain, donde los visitantes pueden realizar un sinfín de actividades, desde esquiar en invierno hasta convivir con la pareja de osos adoptados en verano.

La naturaleza se deja ver en todo su esplendor en el Capilano Suspension Bridge Park, un puente colgante en medio del bosque a 70 metros de altura de este río que se encuentra a tan sólo 15 minutos del centro de la ciudad.

Pero si de dejar boca abiertos se trata, los amantes de la nieve no podrán cerrarla con los hermosos paisajes que ofrece las impresionantes montañas de Whistler. También en el verano los visitantes pueden disfrutar de impactantes vistas además de disfrutar de la belleza de los lagos y la frescura del aire.

Servicios y venues de alto nivel

Uno de los grandes hitos del viaje, fue el servicio tanto de los anfitriones de ambas sedes como del personal de los hoteles y restaurantes, así como el profesionalismo de Dominion Tours los cuales cuentan con diferentes tipos de transporte para todo tipo de grupos, así como e experimentados guías que saben todo de la ciudad y hablan español. Sus tours han sido cuidadosamente diseñados para abarcar los puntos de interés más representativos de Vancouver y los alrededores incluido Whistler.

En cuanto a los venues, las opciones para congresos y reuniones son sumamente variadas pero sin duda sobresalen dos recintos:

El galardonado Centro de Convenciones de Vancouver ofrece uno de los escenarios más bellos de la ciudad. Sus instalaciones han albergado más de 500 eventos en los cuales recibe a cientos de miles de asistentes cada año. Además, cuentan con un diseño con tecnología ecológica y sustentable.

En Whistler también encontrarás un hermoso centro de convenciones estilo boutique, con techos muy altos, vigas de madera y mucha iluminación natural, en el cual se acaban de invertir 3.5 millones de dólares para renovaciones como cambio de alfombras y nuevas decoraciones, y cuyas obras concluirán este año.

Hoteles con visión MICE

Ambos destinos cuentan con una infraestructura robusta de hoteles donde figuras marcas de clase mundial como Four Seasons, Sheraton, Hilton, Westin y Fairmont, la joya local.

La ciudad ofrece la comodidad de encontrar en el centro todo tipo de alojamientos, algunos incluso muy cerca del centro de convenciones, una opción muy práctica para grupos que tienen poco tiempo libre.

En Whistler lo más encantador es la posibilidad que tienen sus visitantes vivir una experiencia lujosa y al mismo tiempo autosustentable y ecofriendly.

Actividades personalizadas

Otra de las grandes ventajas que tienen Vancouver y Whistler como destino de reuniones es la amplia oferta de actividades para grupos. Para elegir, todo dependerá de los gustos y las características particulares de cada uno.

Si les gusta comer bien, un tour gastronómico organizado por Vancouver Foodie Tours es perfecto. Nosotros realizamos el recorrido por Granville Island, un espacio industrial que fue saneado y ahora es unos de los spots artísticos más cotizados de Vancouver. En el Public Market puedes encontrar todo tipo de deliciosos productos locales de altísima calidad como tés, bagels, salmón, pan artesanal, queso, carnes frías y manzanas ambrosía, las más hermosas y deliciosas que probarás en tu vida.

A tus invitados también les encantará el tour en Air Seaplanes, pues no hay nada más emocionante que aterrizar en el agua o que tal una aventura a través del país en el simulador más popular de la ciudad FlyOver Canadá.

Para los visitantes aventureros, Whistler ofrece experiencias inolvidables como el recorrido en tirolesa, una manera veloz y espectacular de visitar la montaña o el hermoso paseo en trineo de perros, una experiencia muy canadiense que te emocionará y conmoverá hasta las lágrimas, realmente imperdible.


Por: Lisa Fournier